Derecho de Posesión

Derecho de posesión

La definición del derecho de posesión, más próxima es la que nos da nuestro Código Civil Peruano, en su artículo 896 donde nos menciona, que posesión Código Civil es: “La posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la propiedad”.

Desmembrando un poco esta definición no muy asertiva, en cuanto a que no le da una conceptualización de la posesión, sino una función el cual se desprende en la parte de ser un ejercicio, al mismo tiempo de poderes propios de más de dos; simultáneamente la propiedad que se desprende de la posesión, nace como un complemento que lo ayuda a formar la relación que hará de ella una virtud.

Concepto del derecho de posesión

En cuanto a este punto partiremos, que la posesión a tenido a una variedad de personalidad que han dado una definición doctrinaria, más aún, esclarecieron la posesión; siendo así partimos con Diez Picasso, quien se baso en la postura clásica Roma, donde se definía a la posesión o usucapión como la consolidación o señoríos de las cosas.

En cuanto a Savigny, menciona que la posesión lo que busca es relegar la violencia que puedan generarse entre privados, así mismo proteger el derecho a la posesión de los bienes, tomando en cuenta que el ente regulados brinda.

En el caso de Ihering, quien en mención de muchos doctrinarios define mejor la posesión, nos menciona lo siguiente: La posesión es la exteriorización de la propiedad, con el objetivo único de complementar la protección legal que nos da la norma”.

Características de la posesión

La posesión dentro de sus diferentes componentes que la caracterizan se encuentra que es un derecho real, que a su vez es un derecho autónomo, que tiene un carácter patrimonial y que recae sobre los bienes.

Siendo sus elementos necesarios e importantes, como:

Su legitimidad, tiene legitimidad cuando la posesión es realizada de forma pacífica (sin intervención alguna o coacción de otras personas), pública (porque está a la vista y paciencia de los transeúntes), no es equivoca (aquí se da la figura de una posesión sin la intervención de alguien más, como por ejemplo el dueño) y con la futura idea de tener el bien para sí.

Su carácter real, como hemos mencionado el derecho real, da las herramientas legales para resguardar la legitimidad del poseedor, dándole el carácter de ser registrado para que en el futuro puede este bien ser vendido, así como disfrutar de sus frutos.

Su real provisionalidad, llamado también de transitoriedad por el simple hecho, que cuando un tercero con legítimo derecho desea recobrar su bien, lo puede hacer siempre en cuando cumpla con la norma, ya que el poseedor solo tiene el bien bajo el cuidado que le da, hasta que pueda registrarlo.

Es público, porque de esa manera los terceros (como llamaré a las personas que quieran tomar derechos del bien) desean recobrar la propiedad, claro está, siempre en cuando cumplan con los preceptos legales; siendo toda posesión pública y que está separado de lo privado, que es cuando ya pasa a la segunda etapa que es la propiedad.

Es hecho, toda posesión es un hecho en sí mismo, ya que al ser una realidad clara del preservación del bien, hasta su registro, está se toma en cuenta como requisito necesario para su finalidad; siendo el hecho una antesala a la materialización de la propiedad.

Es pacífico, se dice así, ya que los diferentes problemas que puedan tener el resguardo de la posesión, muchas veces puede generar conflictos de los cuales en cualquier momento puedan presentarse, por lo que si el orden de la pacificidad no se altera, se estaría cumpliendo con este fundamento, necesario para su registro.

1 comentario en “Derecho de Posesión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *