Usucapión

Usucapión

La usucapión, es uno de los temas que más controversia a generado, ya que desde su creación en la antigua grecia, esta a sido de uso exclusivo solo de unos pocos (como los patricios, clase pudiente), por lo que al ser reconocido en el Digesto de Justiniano, comenzó a reemplazar la diferenciación de los bienes (mueble o inmueble), generando un debate hasta nuestros que abordaremos en este artículo.

Orígenes de la Usucapión

Como toda génesis, tuvo su origen en grecia, pero tuvo como un antecedente a las doce tablas (conocida en Roma como codex de Roma), el cual conservaba una definición cercana del bien como: aquello que podía ser heredado por tradición de un persona a otra; fue así como la concepción fue madurando, ya que justiniano en su digesto nos menciona, que todo fundo se origina con plena de usucapir.

También, está fue usada en la modernidad manteniendo el nombre dado por los romanos, ya que para tener una propiedad, esta tenia que cumplir los requisitos estipulados por los mismo romanos, que la tierra misma sea de uso propio o privado, teniendo así una concepción de las cosas en base a los temas de la propia legislación.

¿Qué es?

Es entendida como la prescripción o registro del bien, es uno de los elementos principales que toda posesión, con justo título y buena fe pueden prevalecer, ya que al ser un reconocimiento de la privatización del bien mueble o inmueble, está deja de ser un bien o cosa, para ser denominada como bien enajenado.

Podemos decir que la usucapión, de donde viene la terminación de usar, disfrutar y disponer del bien; tiene una aproximación con la tradición de herencia del bien, ya que al ser una forma de comprender la trascendencia del bien, esta contaba con una variedad de elementos que la complementaban, así como su reconocimiento ante la sociedad.

Clasificación y cualidades

Una forma de clasificar al usucapión se da de dos maneras, por un lado está la buena fe, con la que un bien puede ser inscrito sin problema alguna y, de la cual la compraventa,donación o permuta puedan tener una diligencia transparente, con el animus corpus como poseedores del bien, y donde la mayoría de los procedimientos de inscripción, resultan estar alejado de los problemas o conflicto de intereses.

Por otro lado está la mala fe, o mala acción en esta punto los problemas comienzan a agudizarse, ya que para poder inscribir una propiedad esta tiene que tener un justo título de la cual carece, por la razón que el ánimos vivendi no acredita el tiempo establecido por ley, generando controversias en su adquisición. Ya que al no contar con un justo título, termina cayendo en una mala y el vicio de la misma inscripción.

Ambos puntos son parte de la apropiación del bien, pero que al carecer de las razones del convivencia pacífica, pública y continuidad; por lo que viciar estas condiciones, generaría una interrogante, que la mismas legislaciones sustenta en los vicios de la voluntad.

Secundum Tabulas y Contra Tabulas

Según la misma doctrina, nos menciona que ambas forman parte de la prescripción de una propiedad, por lo que ambas pueden jugar un papel trascendental en la privatización de un bien; porque por un lado el secundum tabulas, viene a ser el propio título inscrito, mejor dicho que cumple con todos los requisitos de buena fe y justo título.

En cambio contra tabulas, vendría a ser lo contrario, siendo aquello que no cumple tiene un justo título y menos una buena fe, generando en las posibilidades de inscripción un conflicto de vicios, establecidos por la misma norma, ya que no cumple los elementos de inscripciones básicos.

¿Qué se puede adquirir por usucapión?

Esta pregunta es muy recurrente en prescripciones, ya que la misma normativa nos menciona que lo que se puede obtener por la obtención del bien, son lo que hasta el momento de su obtención, este cuenta y son parte de la propiedad, como la vegetación que forman parte indivisible de la propiedad y de la cual se puede percibir los frutos.

¿Quién puede usucapir?

En palabras sencilla, como se puede inscribir la apropiación de un bien, pues la norma no es muy específica en ello, por lo que, la doctrina menciona que esta acción depende del principio o génesis de su obtención, ya que sabiendo ello se puede determinar cuales son los riesgos que tratará dicha inscripción.

¿Cuándo se produce?

Una de la teorías, menciona que la posesión, puesta en palabras de Ihering: «es la exteriorización de la propiedad»; osea es aquello que puede ser inscrita, siempre en cuando esta exteriorización sea legitima y se produce por el mero hecho natural, sin dueño alguno.

Requisitos Ordinario

Una forma de inscribir un predio es saber cuales son los elementos que se debe cumplir para su apropiación legítima, es por ello que es necesario tomar en cuenta cada elementos que la constituye, como:

Posesión

Que vendría a ser todo aquello que está relacionado con su propio origen, el cual es poseer el bien, porque sin posesión no hay propiedad alguna, aunque también existe la figura de la compraventa, pero esta es parte de la génesis, ya que al ser un bien materia de apropiación, esta debe ser tomada con la disposiciones que fija la norma, así como los elementos de los cuales se auxilia.

Y para ello es necesario tener en cuenta una convivencia pacífica, pública y constante.

Buena fe

Es necesario tener buena fe, ya que la misma norma señala los parámetros de los cuales se implementará, porque de lo contrario generaría una alerta a su propia adquisición, debido a los vicios que se puedan suscitar tomando en cuenta que la mala fe es parte de ella.

Justo título

En lo que refiere al justo título, muchas veces genera una aproximación a la inscripción, ya que un hecho contractual puede generar que muchas veces, tanto la parte adquiriente, como el cedente estén convencidos de la veracidad de la celebración del mismo contrato, dando así las garantías para su inscripción inmediata.

Tiempo determinado

Este punto es uno de los temas con mayor relevancia, ya que en los hechos contractuales (hablando de un contrato de compraventa), pueden los años tenidos con el posesionario, ya sea esta de nueve, pasar inmediatamente al adquirente o nuevo dueño; para así tomar en cuenta que los año computados formarán parte de los que quedarían para su inscripción.

Extraordinaria

En el caso de lo extraordinario, no hay mucho pan que rebanar, ya que su inscripción es necesariamente obligada, como el hecho de cumpli los cinco años establecidos por ley y que estas no cuenten con vicio alguno en su haber, ya que de esa manera se estaría alejando de los problemas que puedan generar a futuro, tomando en cuenta que los extraordinario son aquellos que solo cuenta el tiempo en sí, para apropiación legítima.

¿Qué bienes pueden ser objeto de usucapión?

En cuanto a los bienes que son susceptibles de su inscripción o registro, podemos decir que todos los bienes de comercio o tráfico que genere dentro de nuestra sociedad, pueden estar sujetas a los diferentes tipos de inscripción como podrían ser lo muebles o inmuebles, así como las marcas y las patentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *